"La consecució d'una gran gesta no és solament gràcies a l'esforç físic i tècnic abocats, si no que també és conseqüència d'haver-ho somiat, i que aquest segon factor és tan important o més que el primer, ja que un bon entrenament i planificació pot fer-te arribar molt lluny, però mai et portarà a un somni impossible. (Walter Bonatti)".

Sheep are not pacifists are cowards (Les ovelles no son pacifistes, son covards).

The only failure is giving up (L’únic fracàs es donar-se per vençut).

L'única forma d'aconseguir l'impossible es creure que es possible.

Només aquells que s'arrisquen anar massa lluny podran saber el lluny on poden arribar.


dimarts, 18 de desembre de 2012

Set motius pels que Mariano Rajoy es un "Tonto del Culo"

SIETE MOTIVOS POR LOS QUE MARIANO RAJOY ES UN TONTO DEL CULO, escrit per estoesundisparate, en juny del 2012.

Copio tot el text:

Una reivindicación clara y directa

"Esta imagen llegó a mis manos hace unos días no sé ni de dónde: hay tanta gente riéndose de la situación que Facebook es un aluvión. Y eso que en Facebook estas cosas parece que casi molestan, no sea que nos hagan pensar.
Una amiga y ex-compañera dijo “frase genial en su sencillez”, y demonios, tenía razón. Esa pancarta es el resumen último de la situación. Ese “Rajoy, eres tonto del culo” sintetiza España en una sola frase.
Porque tras estos meses tan divertidos, hay que asumirlo con naturalidad: nuestro presidente del gobierno es tonto del culo, es un GILIPOLLAS. Y ya está, amigos, no pasa nada, el mundo está lleno de ellos. Nosotros también nos comportamos como gilipollas la mayor parte del tiempo.
No faltará el que salga y diga: ¡oiga! ¡Está usted siendo irrespetuoso! ¡¿En qué se basa para difamar con insidias tan graves?!
Pues en siete argumentos que no es que los tenga yo. Es que los tiene toda la nación.
MOTIVO 1 – PORQUE CASI NUNCA DICE NADA, Y CUANDO DICE ALGO CASI SIEMPRE ES ESTÚPIDO: Mariano casi siempre calla. Esto es así. Estamos hablando de un tío que se pasó sus siete años de oposición diciendo “no” a todo, menos a tocar la Constitución de hoy para ayer según ordenen en Norteuropa. La calidad de su discurso se medía por grandes aportaciones como “viva el vino” o “nos van a subir el precio de las chuches”. O por la genial “niña que vive en Eshpaña y tiene un padre y una madre”. Luego hizo una campaña electoral basada en nada, en que la culpa de todo era de Zetapé. Y que habían cinco millones de parados. A piñón con esas dos ideas y no me saques de ahí que me despeino. Era muy subliminal. Ahora ya hay seis millones, pero sigo teniendo en la mente la cifra, la frase “cinco millones de parados”. El ínclito Rubalcaba (sin duda, alguien en quien confiar: ¿recordáis aquello de “hasta ahora no sabía que hacer con la crisis pero creo que ahora ya lo sé”?) se lo ponía fácil: decía “eres muy malo, muy malo”, y Rajoy decía “nooo, nooo” y poco después, diez millones de votantes decidieron confiar en el generador de confianza. Eso lo decía mucho por entonces, ¿recordáis? “Generar confianza, generar confianza”. Eso servía pa todo, macho. ¿Crear empleo? Generar confianza. ¿Mejorar las condiciones de vida de la gente? Para eso hay que generar confianza, que es lo que no tiene España por culpa de Zetapé.
MOTIVO 2 – PORQUE LO POCO QUE DECÍA SU PROGRAMA ELECTORAL ERA TOTALMENTE MENTIRA: Lo de los parados y ZP eran su piedra angular, porque eran verdad, o verdad en parte: existían cinco millones de personas sin empleo  en el país y si bien Zetapé no pintó nada en la situación internacional, su gestión aquí fue algo demencial. Pero hasta para el elector más tonto, el programa tiene que decir algo. Lo que sea, algo que suene profesional, y que la gente quiera oír, va, compañeros, pintémoslo bonito y estamos en la Moncloa. Así que idearon otros pequeños dogmas-mantras cazavotantes como “no subiremos los impuestos”, “no facilitaremos el despido”, el recientemente liquidado “estamos en contra de subir el IVA”, el clásico “seré un presidente para todos”, el memorable “aquí va a haber una persona que va a dar la cara”, o el sangrante “no tocaremos sanidad y educación”.
Son promesas muy chungas de hacer si el país está tan mal, pero una nación, aunque se comporte siempre como un niño de 5 años, no lo es. Merecemos la verdad. Porque la estamos pagando con nuestro dinero, y lo más importante: con nuestras vidas. Nuestra existencia, todo lo que hagamos de aquí a morirnos, está y estará marcado por lo que decidan unos gilipollas a los que encima hemos puesto ahí nosotros. Nos abrimos el culo, mordemos la manzana, y después de los azotes aún pedimos perdón. Entretanto, los hechos han sido como el reverso tenebroso del programa electoral del PP: han subido impuestos (y de forma injusta), han facilitado el despido, han marginado descarada e impunemente a formaciones políticas por motivos peregrinos, y han tocado la sanidad y la educación de una forma que empezamos a notar ahora pero que quien se la comerá de verdad, asumámoslo, serán nuestros hijos. Les vamos a dar una vida de mierda. Sólo un presidente tonto del culo le haría algo así a su gente y esperaría sobrevivir. Jajajaja qué bien nos lo pasamos durante la campaña, ¿eh? Aquello sí que era vida.
MOTIVO 3 – PORQUE ES UN DESTRUCTOR DE CONFIANZA: El flamante Mariano Rajoy se encontró con mayoría absoluta. Toma castaña. Y en el memorable momento en que el Generador Nacional de Confianza salió al balcón a saludar a la hinchada, y a todo el puto país, sonrió con cara de alelado durante un rato levantando la manita, y al final se arrancó con unos saltitos de puta madre, que me dieron una confianza que vamos. Estoy que lo rompo.
Francamente, si fuera un Mercado y encontrara un país donde casi todo el mundo es gilipollas y del que se ríen los demás países (ahora lo vemos), también mordería a la prima de riesgo. ¡Cómo resistirse a exprimirlos hasta que no les quede ni un puto euro en los bolsillos! Especialmente si su presidente es un gilipollas por encima de la media. Que dispara artillería anticonfianza.
Hace recortes escandalosamente injustos y no sale a explicar una mierda. PAM.
Cuando sale sólo dice estupideces o le echa la culpa a la herencia recibida, y parece que estemos en noviembre aún. PUM.
Intenta hacer de titiritero: a algunos ministros los maneja bien y les hace recitar sus imaginativos trabalenguas para no llamar a las cosas por su nombre. Otros, como el Guindos, le han salido más díscolos y dicen lo que les sale de los cojones, tras lo cual asistimos a un par o tres de días de excusas, argumentos chorra y contradicciones simultáneas. POW.
Cuando recorta miles de millones de euros en sanidad y educación y le preguntan (lógico, puesto que fue elegido bajo el compromiso de no hacerlo) balbucea algo como “buehhh” para, acto seguido, darse la vuelta y dejar tirados a los periodistas huyendo por el aparcamiento. ZASCA.
Cuando Europa le pide unos presupuestos detalladísimos y urgentísimos para ver dónde meter mano, decide retrasar el tema unos meses de nada porque claro, es que hay elecciones en Andalucía. Como para perderse ese quesito. Muy profesional: KABOOM.
Cuando nos rescatan por primera vez, él dice que ya, que se lo ha currao muchísimo, que de nada, pero os tengo que dejar, que me voy al fútbol. Esto, poco después de que el rey se haya partido la cadera matando elefantes en el quinto coño con un jeque y una alemana. ZASSSS.
Y no contento con ello, se pelea con media Europa para atribuirse el préstamo superventajoso, mientras en Alemania, en Bruselas, en el FMI, en el Banco Mundial y supongo que hasta en su misma casa, le gritaban todos: ¡CÁLLATE! ¡CÁLLATE TONTO DEL CULO! Pero nada, ha tenido que fardar, así que los países rescatados antes que nosotros exigen (con razón) las mismas condiciones ventajosas. Los que nos prestan dinero empiezan a odiarnos, porque amigos, ¿qué os pensáis que ve Ángela Merkel cuando habla con Rajoy? ¿A un carismático líder? ¡No, ve a un español gilipollas! Piensa: si este memo es el presidente, cómo serán los demás. Y con ésta última bala, adiós: de toda la confianza que iba a repartir, no se ha visto ni un gramo, y la que nos quedaba se la está esnifando. Y eso que nos quedaba poca, porque históricamente, casi nunca hemos pagado nuestras deudas.
MOTIVO 4 – PORQUE ES UN SACO DE BOXEO INTERNACIONAL: Seamos claros. No es de recibo reírse del presidente. No con tanta sorna, no con ganas de humillarlo. Se supone que le escogemos, ¿quién iba a escoger a un gilipollas? Pues otros gilipollas, está claro. El sistema está así de bien montado, hoy se presenta Carlos II el Hechizado y gana con mayoría absoluta diciendo “UNGH” siempre que tenga un medio de comunicación que le haga salir mil veces por la tele. Así que todos esos millones de personas que están, (estamos), en contra, se chotean. En internet abundan divertidísimos videos de Rajoy y el Orgullo Gay, canciones estúpidas con los Pitufos, parodias sangrantes de humoristas mediáticos como José Mota, los del APM, Polonia, un programa vasco que nunca recuerdo el nombre (ya me diréis, amigos vascos) etc. Ya era habitual con Zetapé, pero con Mariano es algo escandaloso.
Pero no somos sólo nosotros. De los malabarismos lingüísticos con el rescate se ha reído la prensa internacional, y algunos líderes políticos. En la televisión francesa nos hacen coña con el doping, y aquí se lo tomaron tan en serio que resultamos ridículos, así que en Francia siguieron partiéndose de risa y haciendo coña con la cantidad de cocaína que se metía el Wert. Hasta en la película del Baron Cohen (o al menos en el doblaje) se ríen de los políticos españoles.
Nigel Farage, un eurodiputado conservador que se pasa la vida llamando imbéciles a Van Rompuy, Durao Barroso, y compañía, comentó el otro día que tras el rescate, Rajoy le parecía el líder más incompetente de Europa. “Y eso que tenía dura competencia”, añadió con su habitual flema británica.
Durante este asunto del rescate, le envió un mensajito al Guindos diciendo “no somos Uganda”. En Uganda ni siquiera se enfadaron mucho. Se permitieron liquidar el asunto con un “al menos nosotros no hemos tenido que pedir miles de millones”.
Las relaciones con Reino Unido también son las mejores. Ahora le ha dado por pelearse con Gibraltar. Es decir, Mariano quiere ese peñón, y hará lo que sea para conseguirlo. Desde una diplomacia agresiva (aquel incomensurable “Gibraltar español” de Margallo el día de su estreno) a elevar un rifi rafe entre unos pescadores, la guardia civil y el gobierno de Gibraltar a categoría de Crisis Internacional. La magistral respuesta de Reino Unido a toda esa presión, fue proyectar una imagen de la reina de sesenta metros en el jodido peñón. Mirando, severa pero afable, hacia España. Una sutil forma de mearse en la cara de Rajoy
¿Y qué decir del esperpento Repsol-YPF? Aquello fue una obra maestra de la diplomacia, joder. A las 24 horas de que “Mini-Aznar” Soria dijera “las cosas se están enderezando”, la Kirchner ya la había nacionalizado, y la super-respuesta de Rajoy fue quejarse mucho y hacerse mucho el enfadado, y amenazar a Argentina con “represalias”. ¿Tú has visto las represalias? Yo tampoco, ni las espero, claro. Y eso que la Kirchner remató la faena diciendo que la economía española era como la trompa de un elefante.
MOTIVO 5 – PORQUE SE CREE CAPAZ DE ALTERAR LA REALIDAD FÍSICA: Mariano es un hombre que hace las cosas “como Dios manda”, y por tanto, Dios le ayuda a transformar la realidad en otra alternativa que sea más de su agrado. Ya vimos algo de esto en la legislatura de Aznar, cuando el vertido de petróleo más chungo de nuestra historia se transformó en unos hilillos de plastilina. No era flor de un día: era tendencia. Ahora, con Mariano, si decenas de miles de personas pitan el himno nacional, en realidad la inmensa mayoría de los españoles ama al rey y sólo pitan cuatro. Si millones de personas están en las calles exigiendo mayor calidad democrática, en realidad la inmensa mayoría de los españoles está a favor de nuestra democracia, que con tanto sudor se levantó en la transición. Si Europa te rescata, sólo te dan una línea de crédito sin contrapartidas, y cuando empiezas a aplicar las contrapartidas que no existían, dices que no, que es un efecto óptico, que nadie les está obligando a nada. En realidad, no está pasando nada. Si haces una reforma laboral que claramente facilita las condiciones de despido, Mariano se marca un video promocional diciendo que no, que en realidad ayuda a crear empleo. ¿Cómo? ¿Por transmutación química? No, es porque Mariano tiene PODER y es una persona SERIA.
MOTIVO 6 – PORQUE ESCURRE EL BULTO DE MANERA VERGONZOSA: Cuando gobernaba Zetapé, la prima de riesgo era siempre culpa suya. La idea era que en cuanto Mariano llegara, la prima se relajara y se echara una siesta nada más verle, pero lo cierto es que cada actuación del gobierno ha tenido como réplica un nuevo repunte de la prima. Cualquiera que tenga ojos y oídos entiende que si un político toma una medida para calmar a los jodidos mercados, y los mercados no se calman sino que se ponen frenéticos como tiburones oliendo sangre, es que la medida es una cagada. Con Mariano no. Con Mariano la culpa de la prima de riesgo siempre es de otros. De las elecciones griegas. De la situación en la eurozona (que están todos mejor que nosotros). Incluso de los pitidos durante la copa del rey. Claro que no es él quien lo dice: son sus ministros, a los que cuando ya estén demasiado requemados podrá cortar la cabeza. Lo que es él, casi no se le ve.
MOTIVO 7 – PORQUE DESPUÉS DE TODO ESTO, AÚN PRETENDE QUE ALGUIEN SE SIENTA ORGULLOSO DE SER ESPAÑOL: El nacionalismo suele ser estúpido, pero a veces tiene excusa. Un desequilibrio de fuerzas, agravios históricos, toda esa mierda. Pero si hay un nacionalismo especialmente estúpido es el español. Vamos, hombre. Cada vez que Mariano dice “orgullosos de ser españoles” o “España es una gran nación”, los ángeles y los arcángeles se parten de risa, allá en las alturas. Estamos a la cabeza de Europa en paro, inutilidad y corrupción, cada semana se destapa una nueva red de clientelismo o clara delincuencia que implica a políticos, funcionarios y hasta a la policía. En plan “país totalmente corrupto”. El nivel medio de inglés es una mierda, lo que nos imposibilita competir con el resto del mundo en las mismas condiciones, y cuando el resto del mundo ya se está poniendo con el chino y con el alemán, nosotros aún recortamos más educación para saber aún menos. Tenemos un 30% de sobretitulación, es decir, que con lo mal que va todo, aún hemos generado muchísimo profesional. Pero no sabemos qué hacer con ellos, así que o los mandamos fuera a enriquecer otras naciones, o les ponemos a cobrar en el mercadona, en el corte inglés, en librerías a punto de quebrar, o en bares. Con todo esto, aún hay miles de personas que jalean a Rajoy y le apoyan en su nacionalismo español cada vez que gana Alonso, Nadal, o la Roja de los huevos. Todos ellos desconocen la historia del país, la cual explica a las claras que desde que descubrimos América no hemos hecho una sola cosa bien (ni siquiera el propio descubrimiento: mira cómo dejamos aquello, y además para nada). Pero si dices algo en contra de España, sin duda eres un separatista, un antiespañol, un antipatriota, un ser malvado y detestable. Para Mariano es incomprensible que la gente no AME ESPAÑA y le sigan ciegamente por sus tortuosos e inexcrutables caminos. En su mente no cabe la posibilidad de que alguien critique al país y al presidente por un deseo de que las cosas mejoren.
En resumidas cuentas, que hay dos Españas. Una, la real, que se desmorona por semanas. Otra, la que sólo existe en la torpe mente de Mariano Rajoy.
Por estos siete motivos (muchos de ellos recurrentes e interrelacionados), hablamos de un país donde una manifestación puede ser encabezada perfectamente con el lema que vimos al principio, y nos parece divertido e incluso normal. A esto hemos llegado.
Porque Mariano Rajoy es sin sombra de duda, demostrado científicamente diría yo, un tonto del culo".
000000000000

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada