"La consecució d'una gran gesta no és solament gràcies a l'esforç físic i tècnic abocats, si no que també és conseqüència d'haver-ho somiat, i que aquest segon factor és tan important o més que el primer, ja que un bon entrenament i planificació pot fer-te arribar molt lluny, però mai et portarà a un somni impossible. (Walter Bonatti)".

Sheep are not pacifists are cowards (Les ovelles no son pacifistes, son covards).

The only failure is giving up (L’únic fracàs es donar-se per vençut).

L'única forma d'aconseguir l'impossible es creure que es possible.

Només aquells que s'arrisquen anar massa lluny podran saber el lluny on poden arribar.


dilluns, 31 de maig de 2010

Petites explicacions de la crisis

He copiat una series d'escrits extrets dels fórums de Mendiak amb uns clars exemples de com es formen aquestes crisis. Estan en castellà, per què el que he fet es copiar-pegar:

El primer està publicat el dia 26 de maig, per "gozalote".
"Deudas y burros: Explicación sencilla de la crisis
Se solicitó a un prestigioso asesor financiero que explicara esta crisis de una forma sencilla, para que la gente de a pie entienda sus causas.
Este fue su relato:
Un señor se dirigió a una aldea donde nunca había estado antes y ofreció a sus habitantes 100 euros por cada burro que le vendieran.
Buena parte de la población le vendió sus animales.
Al día siguiente volvió y ofreció mejor precio, 150 por cada burrito, y otro tanto de la población vendió los suyos.
Y a continuación ofreció 300 euros y el resto de la gente vendió los últimos burros.
Al ver que no había más animales, ofreció 500 euros por cada burrito, dando a entender que los compraría a la semana siguiente, y se marchó.
Al día siguiente mandó a su ayudante con los burros que compró a la misma aldea para que ofreciera los burros a 400 euros cada uno.
Ante la posible ganancia a la semana siguiente, todos los aldeanos compraron sus burros a 400 euros, y quien no tenía el dinero lo pidió prestado. De hecho, compraron todos los burros de la comarca.
Como era de esperar, este ayudante desapareció, igual que el señor, y nunca más aparecieron.
Resultado:
La aldea quedó llena de burros y endeudados.
Hasta aquí lo que contó el asesor. Veamos lo que pasó después:
Los que habían pedido prestado, al no vender los burros, no pudieron pagar el préstamo.
Quienes habían prestado dinero se quejaron al ayuntamiento diciendo que si no cobraban, se arruinarían ellos; entonces no podrían seguir prestando y se arruinaría todo el pueblo.
Para que los prestamistas no se arruinaran, el Alcalde, en vez de dar dinero a la gente del pueblo para pagar las deudas, se lo dio a los propios prestamistas. Pero estos, ya cobrada gran parte del dinero, sin embargo, no perdonaron las deudas a los del pueblo, que siguió igual de endeudado.
El Alcalde dilapidó el presupuesto del Ayuntamiento, el cual quedó también endeudado.
Entonces pide dinero a otros ayuntamientos; pero estos le dicen que no pueden ayudarle porque, como está en la ruina, no podrán cobrar después lo que le presten.
El resultado:
Los listos del principio, forrados.
Los prestamistas, con sus ganancias resueltas y un montón de gente a la que seguirán cobrando lo que les prestaron más los intereses, incluso adueñándose de los ya devaluados burros con los que nunca llegarán a cubrir toda la deuda.
Mucha gente arruinada y sin burro para toda la vida.
El Ayuntamiento igualmente arruinado.
Resultado¿ final?: Para solucionar todo esto y salvar a todo el pueblo, el Ayuntamiento bajó el sueldo a sus funcionarios."

Altre exemple serie el publicat, al mateix forum, per "Belociraptor" el 30 de maig:
"La crisis de los tulipanes en Holanda:
Los tulipanes llegaron a Holanda en 1590 y pico. Entonces Holanda tenia un esplendor económico envidiable gracias al comercio marítimo con América. La burguesia holandesa estaba enriqueciendose y como muestra de su opulencia, les dio por coleccionar tulipanes raros. Cuanto más raros, mejor.
La demanda de tulipanes aumentaba y con ello aumentaban los precios. Poco tardaron en enriquecerse enormemente los “especuladores en tulipanes” que vendian o retenian la mercacia según su conveniencia para que siguieran subiendo los precios. Con ello vio la gente de a pie que invertir en tulipanes era un negocio apetitoso y empezaron a comprar bulbos de tulipán para revenderlos a burgueses enriquecidos o a otros inversores por un precio más alto.
Como la inversión en tulipanes iba en ascenso, incluso se llegaron a crear verdaderas agencias de inversión que regulaban un incipiente mercado de futuros de bulbos de tulipán.
La gente se enriquecia y llegaba a vender todo lo que tenia para comprar tulipanes, ya que eran más rentables que las casas y la tierra, que eran vendidas a bajo precio o cambiadas directamente por tulipanes, el trabajo era abandonado para dedicarse a especular con tulipanes.
Todos los que se metian en el negocio del tulipán hacian dinero rápido y sin esfuerzo. Los pequeños inversores ganaban dinero fácilmente pero no olvidemos que los grandes inversores se podian permitir especular en el merdado de futuros, cortar algo el suministro cuando les interesaba para que subiera el precio etc...
Acudia a Holanda dinero de Europa para invertir en los bulbos que estaban haciendo del país una segunda Jauja. Parecia que el flujo de riquezas no iba acabarse nunca. A principios de 1637 en un solo mes se multiplicaron por no sé cuanto los precios de los tulipanes. Un sólo tulipan llegaba a valer como varios bueyes o caballos (unos 40). Una fábrica de cerveza fue vendida por tres bulbos.
Todo esto parecia no tener fin hasta que unos cuantos tratantes /especuladores /inversionistas o como los querais llamar empezaron a vender todo su patrimonio de tulipanes ya que tuvieron el olfato /buena vista /dos dedos de frente o como lo querais llamar y vieron que la burbuja de los tulipanes no podia durar siempre. Y en el momento que los grandes “tulipanestenientes” empezaron a vender se invirtio el ciclo de euforia tulipanista y se pasó al pánico en los mercados.
Los granjeros, artesanos y la población en general se vieron sin sus bienes y a cambio solo tenian unos bulbos de tulipán por los que nadie pagaba un florín y que aparte de eso, no servian para nada más que para adornar. Un caro adorno que les habia costado el patrimonio y/o los ahorros a las familias.
Aún tenia que llegar otro “chaparrón”; los contratos de futuros que se firmaron durante la euforia alcista. Los vendedores querian que se cumplieran los contratos y pese a que el gobierno tomo medidas quedaron montones de personas hipotecadas por tulipanes que aún estaban pagando a precios “febriles” ya que los contratos de compra-venta aplazados fueron firmados durante la fiebre alcista a precios de entonces.
Holanda quedó económicamente devastada con muchas personas que nadaban en la prosperidad antes de la fiebre del tulipán en la bancarrota o en la mendicidad".

Ara un assumpte real, extret de les mateixes pàgines:
"Ahora el asunto montaña, inmobiliarias y esquiadores:

Aquí empezaron las personas adineradas y amantes del esqui (antes lo segundo era sinónimo de lo primero) a comprarse residencias en las zonas de montaña y si podian ser a pie de pistas, mejor que mejor. Todo esto empezó en los años 60 y se han estado revendiendo estas segundas residencias ganando muchísimo dinero.
Con los años hemos acabado esquiando cualquier hijo de vecino pero como es comprensible, todo ser humano quiere mejorar y vieron como una manera de aunar inversión y diversión era meter dinero en ladrillos en la montaña.
Las empresas constructoras han visto que esto era un gran negocio y se pusieron manos a la obra, habia que construir en la montaña, las promociones estaban vendidas de antemano ya que los esquiadores adinerados querian tener residencia en la montaña.
Mientras tanto, los antigüos montañeses emigrados en los 60 o 70 vieron como el patrimonio familiar pasaba de no valer nada a valer un dineral. Hoy nadie vende un pajar por menos de 150.000 euros si esta cerca de una estación de esquí, aunque sea a tres cuartos de hora de coche. Si no es por ese dinero, los hay que prefieren que se acabe de caer del todo. Frente a esto, cualquier constructor prefiere hacer nuevas promociones ya que es más sencillo construir ubanizaciones que construir en cascos urbanos de calles estrechas y reviradas. Si para hacer la nueva urbanización hay que torear la ley, se torea; si hay que hacer un par de telesillas nuevos para volver a construir a pie de pista, no importa porque se intentara que los pague la administración con el correspondiente convenio. Si hubiera que “transportar maletines”....Se transportan. Al final, todo esto se repercute en el precio y ya está.
El resultado de todo esto es que se ha construido sin orden ni mesura en la montaña, muchos esquiadores han comprado una segunda residencia pero tambien personas que ni les va ni les viene el tema ya que esas viviendas se revalorizaran al venderlas a esquiadores porque nos gusta tener una residencia en la montaña o a otros inversores (¿les empieza a recordar al planteamiento holandés?).
Como la demanda aumenta, los precios suben, como los precios suben, es rentable invertir en ello, la demanda aumenta más y los precios vuelven a subir y vuelta a empezar.
Esta pescadilla que se muerde la cola, se deberia haber acabado ya, si en el mercado de las viviendas de montaña estuvieran solamente implicados montañeses, esquiadores y montañeros que son los potenciales compradores pero...... nada de eso. Hay muchísimas viviendas en zonas de montaña que simplemente han sido compradas para revenderlas a mayor precio sin ninguna intención de ocuparlas nunca. Podeis observar la gran cantidad de viviendas que hay cerradas siempre en localidades como Biescas o Villanúa, que es lo que yo puedo ver. (Ya vuelve a parecerse esto al modelo holandés de inversión que comentaba al principio: Comprar algo para no usarlo. Sólo para revenderlo)
Las empresas hacen promociones y promociones. Cada una más cara que la anterior. Aunque se tarde en vender, los precios no deben bajar (parecido a los vendedores de tulipanes holandeses)
Los particulares se endeudan con hipotecas para residencias no habituales que saben que en el futuro no podran hacer frente como les pase algo a sus ingresos o suban los tipos de interés. Pero no importa, si algo falla, me lo vendo y aún gano un pastón. ¿A quien? Pues a otro inversionista o a algún esquiador. (Parecido a los tulipaneros ¿no?)
El caso es que la gran mayoria de esquiadores somos de clase media y a los precios que estan ahora las residencias en la montaña, no resulta viable comprarlas para esquiar. Bien sea porque no llegue la pasta o bien porque la compra implicaria el quedarse sin dinero para esquiar o bien porque guste ir cambiando de estación y el comprar residencia “condena” a esquiar siempre en la misma zona.
Volviendo a las semejanzas con el crack holandes, cualquier lector que haya llegado hasta aquí me podrá decir que estoy comparando cosas que son muy distintas. Que un tulipán no sirve para nada y que una casa siempre es una cosa que tiene un valor porque se puede vivir. Pero no olvidemos que una casa, como cualquier bien de mercado, tulipanes y sellos incluidos, tiene como valor lo que la gente paga por ello. En el momento que los que tienen montones de casas, empiecen a darse cuenta que la burbuja de la montaña no se va a mantener siempre, empezaran a vender y los precios pueden caer como los de los tulipanes.Ahora me podeis volver a decir que una casa siempre te servira para vivir. Pero.....
¿alguien tiene ganas de vivir a pie de pistas todo el año? ¿o en una urbanización sin servicios? ¿y trabajando donde?
Hay montones de casas que perdieron totalmente su valor en los 60 en el momento que las personas que las habitaban no pudieron trabajar allí. Si no te puedes ganar la vida en un sitio, no puedes vivir allí (a no ser que vivas de rentas) y entonces los inmuebles de esos sitios se deprecian de forma brutal.
El caso es que como hay hipotecas firmadas puede darse el caso de que se siga pagando por algo que ya no vale lo que valia. Igualito que con los depreciados tulipanes. Ya que no tendra el mismo valor una vivienda en un sitio donde se puede vivir y trabajar que en un sitio inhabitable".

::::::::::::::::::::::::::::::::::

3 comentaris:

  1. En els tres casos hi ha un denominador comú, la cobdícia. I esta és inherent a la condició humana. Pulutant no caldria trencarse més el cap en estes coses. Si deixes q'una guineu entri al galliner matarà totes les gallines, encara que amb dues ja estés tipa. No li vulguis explicar que si en deixa de vives la setmana que ve podrà tornar a menjar. Està clar que en els nostres actes essencials encara no som sapiens sapiens ni de casualitat.

    ResponElimina
  2. M'ha agradat com explican la crisis amb els burros. però lo que em fa pena es que segurament es cert que encara que el TEU burro sigui el mes inteligent, el milor del mon, si et ofrecen molt diners per el et pasará per el cap vendrelo....

    ResponElimina
  3. I tant que caus, ells sempre guanyen, si han de pagar mes, pujant mes el preus i ja està ...

    ResponElimina